RELACIONES ESPEJO

“Todos somos espejos de los demás y debemos aprender a vernos en el reflejo de las demás personas.” Deepak Chopra




¿Cómo te sientes cuando te miras en el espejo?

¿Te gusta lo que ves?

¿Hay algo que te incomoda o rechazas?

Un espejo es un objeto que tiene el poder de reflejar la realidad. Ahora bien, puede ser que esa realidad que observas te guste o no...pero está allí cumpliendo una función que puedes usar a tu favor.

Puedes ver algo y pretender que no existe o por el contrario, al observar un aspecto que no te guste, cambiarlo. Por ejemplo si en el espejo observo que estoy un poco más “rellena”, puedo hacer algo al respecto tal como mejorar mis hábitos, hacer más ejercicios, etc.

¿Que pensarias si te dijera que las personas que te rodean, con las que mantienes relaciones son también un espejo?

¿Que ves en los demás con mayor frecuencia?

¿Observas sus virtudes y defectos?

Ver las relaciones como un espejo es una potente herramienta que muestra afuera como está la “realidad” de tu mundo interno: integrado, si está disociado, nítido y claro o por el contrario está opaco y necesita aclararse.

Si ves que la mayoría de tus relaciones significativas no son saludables, que se repite un patrón en tu contacto con ellos, que te disgusta algún rasgo o característica, puedes tomar conciencia de esto y al darte cuenta, puedes transformar algo en ti.

ESPEJITO-ESPEJITO.

La gente se ríe cuando me echan un piropo y les digo: “soy tu espejo, gracias”; no hago lo mismo cuando me dicen algo irónico, negativo o tóxico, pero lo pienso de inmediato. Esto que él/ella piensa de mí es sólo un reflejo de esa persona, es por eso que no me tomo nada personal.

A mi no me gustaba que me dijeran que las relaciones eran un espejo, pues en mi primer matrimonio yo le echaba la culpa de todo a mi marido por ser frío, distante, centrado en sí mismo, poco afectivo, etc. No cabía en mi cabeza que yo podía ser así. Hasta que me di cuenta que lo que rechazaba en él, eran aspectos míos que no había identificado y que de alguna manera me lo estaba reflejando...no fue algo sencillo, me costó años y mucha terapia poder verlo...y no es que yo era una persona desinteresada en los demás o con desafecto, pero en aquel entonces, no estaba contenta conmigo misma, no me aceptaba como era y él con su manera de ser me confirmaba que yo no era una persona digna de ser amada...hoy en día le agradezco que me enseñó que yo necesitaba ser más amable y amorosa con mi ser.


Todo comienza y termina por uno mismo. Cualquier relación puede ser vista como un espejo, aquí entran en juego todos los vínculos que tienen lugar en nuestra vida: pareja, hijos, compañeros de trabajo, suegros, padres, primos, amigos, etc. Mientras más cercano sea el lazo que tengas, más difícil será evadir lo que ves (sea que te guste o no). La manera más fácil en que se ve lo que uno acepta o no le gusta es a través de personas que tienen más intimidad con nosotros (parejas) pues a mayor cercanía, más nítido el reflejo en el espejo.

Toma en consideración esto: cuando te guste algo de otros, posiblemente sea algo que te guste de ti o que admiras y quisieras tener y por el contrario cuando te disguste algo en una persona, probablemente sea algo que rechaces en ti mismo y necesitas integrar.

Esto que escribo no es un concepto extraño, es común en términos psicológicos hablar sobre una persona “proyectando” sus propias fallas en otro. La “proyección” en psicología es un mecanismo de defensa que se usa de manera inconsciente cuando un individuo atribuye a otros sus propios pensamientos, sentimientos, sus faltas, defectos, virtudes, impulsos que niega o le resultan inaceptables.


Es muy importante que te conozcas bien y desarrolles una relación afectuosa contigo mismo. En la medida que tomes conciencia de tus fortalezas y también debilidades, tus relaciones cambiarán. Las personas amorosas tienden a relacionarse con compasión, las personas llenas de rencor usualmente perciben a los otros con molestia.Tu grado de integración y satisfacción personal afectará proporcionalmente tus relaciones interpersonales.

Mientras mas te aceptes y te quieras, asi lo reflejaras en tus relaciones, por eso es relevante buscar tu propio amor incondicional, esto no es egoísmo ni narcisismo...

Somos seres únicos y especiales que venimos a este mundo a desarrollar todo nuestro potencial, a brindar nuestros servicios, nuestros talentos, a cumplir nuestro propósito de vida, nuestra misión personal. Es el regalo que podemos dejar al mundo, nuestro legado, la manera única en que cada uno de nosotros va a hacer una diferencia en este mundo.


7 CLAVES de RELACIONES SALUDABLES

  1. Crecimiento constante: Existe el deseo de fortalecer constantemente la relación.

  2. Hay confianza mutua: seguridad en que el otro está allí con honestidad.

  3. Respeto y cuidado: valorar las diferencias y tener detalles.

  4. Apertura y límites sanos: cada quien tiene su espacio limitado pero flexible.

  5. No hay necesidad de aprobación constante sino aceptación.

  6. Existe unión y no división: existe un compromiso genuino y se quiere lo mejor para el otro.

  7. Hay espacio para diferir, reír, llorar y ser feliz.

Recuerda: toda relación es un regalo que la vida te pone allí para crecer y encontrar la mejor versión de ti mismo...las personas que te rodean están cerca mostrándote aspectos que pueden ser vistos como positivos o negativos pero que de alguna manera tienes que ver, reconocer e integrar.

Mi esperanza es que te aceptes y ames cuando te veas en cualquiera de los espejos.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo